viernes, 18 de septiembre de 2020

Hallan restos fósiles de perezosos gigantes de 20 mil años en Camet Norte y La Caleta.

 




En la mañana del jueves 17, el Museo Municipal de Ciencias Naturales Pachamama, dependiente de la Secretaría de Cultura y Educación del partido de Mar Chiquita, realizó diversas tareas de rescate paleontológico en las localidades costeras de Camet Norte y La Caleta.

La jornada comenzó en Camet Norte, con el rescate de diversos restos fósiles que habían sido detectados y su extracción programada en prospecciones efectuadas en días anteriores (dónde se pudo rescatar parte de una mandíbula de lo que podría ser un gran herbívoro de la megafauna prehistórica local) y prosiguió hacia la zona del arroyo Los Cueros en La Caleta, cuando vecinos de esa localidad se comunicaron con personal del Museo para dar aviso del hallazgo de grandes huesos, en las playas de la zona.

Fue así que, inmediatamente el equipo del Museo puso en marcha el protocolo previsto para el hallazgo de estos materiales -tal como se desarrolla desde hace años en la Institución- a lo que se agregan hoy las particularidades propias del distanciamiento social y las precauciones de trabajo por la contingencia COVID-19. De esta manera se ha actuado desde marzo y, en este caso, como en otras oportunidades, se contó con la colaboración desinteresada de vecinos que aportaron información, custodiaron el patrimonio hasta llegada del personal calificado al lugar, y se dispusieron medidas para mantener la distancia prudencial en el área en ocasión de llevarse adelante los trabajos.

Como primera medida se delimitaron las zonas de excavación con estacas elaboradas a tal efecto, y sogas a modo de perímetro, de manera que se desarrollaran las actividades dentro del área cercada y asegurando las medidas de distanciamiento social.

La excavación fue llevada adelante por el Técnico Mariano Huilnik, encargado del diseño de tales medido y preparativo de tipo preventivo.

Desde la Dirección Científica y la Dirección Ejecutiva del Museo local, a cargo del Dr. Pablo Straccia y el Sr. Rubén Daniel Scian, respectivamente, se coordinaron los trabajos e indicaron las acciones a seguir y se fue monitoreando el proceso. Por via remota, se remitió también material en fotografía y video para interconsulta con el Dr. Alfredo Zurita, especialista en megafauna de xenartros del Centro de Ecología Aplicada del Litoral del CONICET con sede en Corrientes, quien luego de la evaluación preliminar opinó acerca de los materiales, --confirmando en ese momento las primeras ideas del personal del Museo-- que en el caso de los hallazgos de La Caleta, se trataría de restos de grandes perezosos extinguidos, propios de la fauna de Mar Chiquita conocida hasta el momento.

Lo notable del hallazgo es el grado de conservación y el tamaño de los materiales, lo que evidencia que se trató de un ejemplar que en vida sería de gran porte, tal vez de los más grandes perezosos del grupo.

La escasa intervención antrópica existente en la zona que va desde el arroyo Los Patos en Camet Norte, pasando por los arroyos Seco y Los Cueros en cercanías de La Caleta, y siguiendo por toda la franja costera que llega a la Albufera de Mar Chiquita hace de ese territorio un ambiente de una riqueza excepcional, donde en la transición del sistema de acantilados activos al de dunas vivas se permite obtener registros de variaciones climáticas de importancia, especialmente relacionados también a variaciones en el clima y nivel de ingresión marina sobre el continente.

El área completa cuenta con todas las geoformas de erosión marina, existiendo además en ambos extremos de ese cordón costero, unas de las riquezas icnológicas (huellas fósiles) más importantes de la provincia.

La costa de nuestro Partido es un territorio de gran valor Paleontológico geológico y Arqueológico y los vecinos, como es ya habitual en todas las localidades, nos muestran su alto nivel de compromiso con el patrimonio natural y cultural de Mar Chiquita. Fuente; Facebook del Museo Municipal de Ciencias Naturales “Pachamama” de Mar Chiquita.

Mas info en http://www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/principal.htm

18 de Septiembre. Natalicio de Florentino Ameghino.

 

Florentino Ameghino fue uno de los grandes paleontólogos y geólogos americanos. Descubrió más de 6.000 especies de fósiles. No sólo se dedicó a reconocer, ordenar y sistematizar; si no que acompañó sus observaciones con interpretaciones agudas e ingeniosas que le permitieron elaborar complejas teorías. Particularmente las relativas a la geología y a la paleontología siguen siendo de uso y referencia insoslayable por los científicos e investigadores en la actualidad.

Ver más en http://www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/pionero01.htm

jueves, 10 de septiembre de 2020

Chelonoidis. Tortugas gigantes en el Pleistoceno de Argentina.


Las tortugas son un grupo muy particular de reptiles, porque poseen la cabeza, patas y cola incluidas en un caparazón dorsal y plastrón ventral. A través de la paleontología, un equipo de investigadores describió la anatomía de las tortugas gigantes terrestres que habitaron durante Pleistoceno. La investigación podría aportar al conocimiento de cómo era el ambiente en ese momento geológico y qué cambios naturales se produjeron que concluyeron en la desaparición de la megafauna. 

Se determinó habitaron áreas abiertas de condiciones más frías y áridas que las actuales. Estas tortugas terrestres gigantes continentales fósiles se diferencian de las de las islas Galápagos porque éstas últimas adquirieron el gran tamaño debido a la carencia de depredadores en las islas. 

El caparazón de estas tortugas es más abierto y de menor espesor, el cual contrasta mucho con las continentales fósiles, debido a que tenían que hacer frente a depredadores tales como lobos de gran porte, felinos conocidos como tigre dientes de sable y otros mamíferos carnívoros.

Fósiles muy completos proceden de las provincias de Corrientes y Entre Ríos. En las fotos, se observa un enorme caparazón de procedente del Pleistoceno del arroyo El Cura, y exhibida en el Museo de Ciencias Naturales y Arqueología “Prof. Manuel Almeida” de Gualeguaychu. Al lado, la recreación tamaño natural realizada por la paleoartista Alejandra Gabriela Monteverde pedida por la Fundación Azara para este museo.


viernes, 28 de agosto de 2020

Kukurubatrachus gondwanicus. Una nueva rana del Cretácico de Brasil con participación Argentina.


Investigadores argentinos y brasileños estudiaron el esqueleto casi completo y tejidos blandos de una nueva especie de rana del Cretácico hallada al noreste de Brasil. Por la excelente conservación de este espécimen, se preservó su estómago y su última alimentación.

La nueva especie, de unos cinco centímetros de longitud, fue denominada Kukurubatrachus gondwanicus. Su hallazgo se produjo a ocho kilómetros de la localidad de Nueva Olinda, en el estado brasileño de Ceará, donde hace 120 millones de años se comenzaba a formar la costa del proto-oceano Atlántico que terminaría separando a Sudamérica de África.

El doctor Federico Agnolin, investigador del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN), del CONICET y de la Fundación Azara, comentó a la Agencia CTyS-UNLaM: “El cuerpo del Kukurubatrachus está prácticamente entero y se ha preservado incluso su contenido estomacal. Según se estima, este animal se habría alimentado de insectos y otros pequeños animales”.

“La forma de las patas y la cadera indican que esta rana era una especie saltadora, como las ranas actuales, y lo que más nos llamó la atención es que su esqueleto es sorprendentemente moderno, muy parecido en todos sus aspectos a los especímenes que viven en la misma región de Brasil en la actualidad”, aseguró Agnolin, autor principal del estudio publicado en la revista científica Journal of South American Earth Sciences.

El investigador Ismar de Souza Carvalho de la Universidad Federal de Rio de Janeiro afirmó que “en este yacimiento de Nueva Olinda, donde hay rocas de entre 119 y 113 millones de años, se encuentran algunos de los mejores fósiles del mundo, a veces, incluso, se encuentra tejido muscular u otras partes blandas que generalmente se descomponen cuando los animales o las plantas mueren y sus restos quedan enterrados”.

“Este sitio es como una ventana en el tiempo para el conocimiento de esa parte de la historia de la vida”, valoró Souza Carvalho. Y agregó: “En ese momento, en esta región, había un ambiente con temperaturas cálidas y lagos no muy profundos; y esa presencia de agua permitió que floreciera una gran cantidad de plantas y animales”.

El paleontólogo Mauro Aranciaga del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN), y becario del CONICET indicó que el estudio del Kururubatrachus presentó un gran desafío: “La preservación del espécimen era excelente, pero antes de que su cuerpo quedara enterrado, sus restos quedaron entrelazados, por lo que su pierna derecha, estaba ubicada en el lugar de la pierna izquierda, por ejemplo”.

“Para poder identificar y reacomodar los fósiles de su cuerpo, tuvimos que tomar fotos bien detalladas de cada elemento y poder compararlos con otros anfibios que se han encontrado en la misma formación o en otros lugares cercanos”, detalló Aranciaga. 

En la época en que vivió aquella ranita, aparecieron las primeras plantas con flores en la Tierra. “Esta nueva especie pertenece a un momento muy especial en la historia del Planeta. Además de que en ese momento se diversificaron la cantidad de especies, también estaba por ocurrir un evento muy importante: la aparición del océano Atlántico, a partir de la separación de América del sur y de África, que hasta ese momento estaban unidas”, expresó el investigador Souza Carvalho.
Hace unos 120 millones de años, había un supercontinente en el hemisferio norte llamado Laurasia y otro supercontinente al sur llamado Gondwana, el cual estaba compuesto por lo que es actualmente Sudamérica, África, Australia, la Antártida, Madagascar y la India. 

Esta especie fue nombrada Kururubatrachus gondwanicus por proceder de este gran continente del sur, en tanto que “kururu” alude a la forma en que se nombra a los batracios en algunas regiones de Brasil y del norte de Argentina.

“En ese momento del periodo Cretácico, ya se había comenzado a separar Sudamérica de África”, contó Agnolin. Y añadió: “Este proceso generó una variedad de ambientes de lagunas, lacustres, pequeños ríos, arroyos y las costas del mar; de hecho, esta nueva especie de ranita fue encontrada en lo que era la costa del comienzo de la formación del océano Atlántico”.

Cuando vivía el Kururubatrachus, los mares estaban repletos de reptiles marinos y en los ambientes terrestres dominaban los dinosaurios. “Es muy difícil que se conserven los restos de criaturas pequeñas, por lo que estos hallazgos son muy relevantes para comprender la evolución de los seres vivientes”, aseveró Souza Carvalho a la Agencia CTyS-UNLaM. 

El Kururubatrachus tenía un esqueleto muy similar al de las ranas actuales. “Esto fue una gran sorpresa, porque los estudios genéticos habían estimado que las ranas modernas se habían originado hace unos 65 millones de años, hacia fines de la era de los dinosaurios, pero esta especie es muy anterior a ese tiempo”, observó Federico Agnolin.

El doctor Fernando Novas, jefe del Laboratorio de Anatomía Comparada del MACN relató: “El estudio de los anuros que convivieron con los dinosaurios se inició en Sudamérica hacia fines de 1950, con los descubrimientos realizados por Osvaldo Reig y Rodolfo Casamiquela, quienes fueron dos grandes de la paleontología argentina”.

“Este nuevo descubrimiento del norte de Brasil aclara aspectos interesantes de la evolución de las ranas y vuelve a poner en evidencia la importancia de los yacimientos mesozoicos de Argentina y Brasil para reconstruir el árbol genealógico de estos anfibios”, destacó.

De la investigación de esta nueva especie también participaron los investigadores José Xavier-Neto del Departamento de Morfología de la Universidad Federal de Ceará (DM-FAMED-UFC), José Artur Ferreira Gomes de la Agencia Nacional de Minería de Brasil y Francisco Idalécio Freitas de Geopark Araripe. Fuente; Agencia CTyS-UNLaM. 


domingo, 16 de agosto de 2020

Feliz dia del Niño!!!


Después de festejar en familia, te esperamos en PaleoArgentina Web, con una selección
de actividades virtuales especiales para los más pequeños!!!

Ingresa en